La obra de Gloria Blancato Meli podría definirla como un desplazamiento a la fuente de luz, sea ‘camino’ entendido como sustantivo o verbo. Despojado el trabajo pictórico de las referencias a espacios u objetos queda el puro quehacer pictórico. En una ocasión me hablaba Gloria del hacer pintura como «construir espacio con el color.» Esta serie de trabajos recuerda el acortamiento entre gesto creativo y resultado artístico que nos mostraba la pintura informalista pero con una intención de apuntar al cuadro como cosa concreta. Color, pincelada y área de color se presentan como objetos pictóricos, pero también como realidades por sí mismas. Beige, violeta y marrón, resultado de mezclas, y por tanto menos cromatizados, opacan las áreas puestas en interacción. En estas obras se renuncia a la transparencia y los colores francos de otras series de esta autora. La pasta destaca el trazo. Se respetan las fluctuaciones del espacio del cuadro producto de la superposición de áreas de color. Gloria reconoce en el acto de pintar un acto de generar realidades, de traer a la existencia algo que antes no existía.  Permite advertir sus intenciones al renunciar a hacer visible un objeto, un espacio o un recuerdo,como ha hecho en otras series, para presentar el acto mismo de hacer visible. Muestra la manera, su manera, de traer la obra a la luz, reconocible por su manera de distribuir las áreas de color en el espacio del cuadro y su factura, resultado del modo de aplicación del color en la superficie. Lo que viene a la existencia lo hace desde alguna región desconocida, tanto como el camino hasta esa presencia que el sol hace visible. Algo de esa intimidad de las realidades nos deja ver Gloria.  

Licenciado en Artes. Alexis Gómez Santana. 

¡Comparte tu opinión con nosotros!

Litocen se reserva el derecho de editar o eliminar contenidos considerados obscenos, que pudieran afectar los derechos humanos, la dignidad personal o ser contrarios a las leyes venezolanas.

[fbcomments count="off" num="20"]
xxs
xs
sm
md
lg
modernizr
H:
W:
»«